22/10/07

La fiebre del DISEÑADOR con mayúsculas

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda que reconocidos diseñadores/artistas hagan incursiones en diseño de periódicos. Lo hizo Cruz Novillo con la cabecera de El Economista. Hace unas semanas, el pintor Miquel Barceló con la ilustración del logo de Público. Ahora es Oscar Mariné el que se ha encargado del rediseño de El País Semanal, Domingo y Babelia. En los dos primeros casos se ha trató realmente de dar un toque distintivo, sin más. En el caso de los rediseños de los suplementos de El País, la incursión de Mariné no ha podido ser más desafortunada. El suplemento Domingo lo podéis ver en el slide de abajo. Sin chispa, sin color, rancio, tradicional, tocho... En cuanto a El País Semanal, se le pueden aplicar los mismos calificativos. Por cierto, llevamos años hablando y hablando de los famosos 'elementos de nevegación' en la prensa escrita. ¿Dónde los ha dejado El País Semanal? Todo el texto va en negro, TODO. Ahora entendemos por qué los rectores de El País decían: "Pero las locuras se han quedado atrás, también las tonterías, las exageraciones: El periódico no se ha vuelto loco y seguirá fiel a sí mismo, también en la sobriedad, en la elegancia, o al menos eso intentaremos." Eso sí, también decían que El País Semanal iba a "fusionar el periodismo con mayúsculas, el espectáculo y la modernidad en un soporte fresco, innovador y sorprendente". Esto último no se ve por ningún lado. También La Vanguardia decía que no iba a cambiar y, efectivamente, no cambió. Y Marca, vuelta atrás.
En fin, a finales de septiembre suponíamos que iba a haber varios rediseños. Al final nada de nada. Mero maquillaje, esteticismo vacío. Y lo peor es ¿para qué? (La Vanguardia estaba obligada por cambio de rotativas, eso sí). El País dice haber vendido a chorros, con una tirada de más de un millón de ejemplares. Éxito total... con regalo de un reloj... también. Lo que nos tememos es que este 'rediseño' ni va a marcar tendencia como el de Gäde ni durará tanto como el de 1976. Veremos.


7 comentarios:

Roi dijo...

El rediseño de El País me parece flojo en general; me gusta la nueva tipo y poco más. El color está mal casado en muchas páginas (por lo menos en los ejemplares que pude ver aqui en Compostela), los títulos de sección me parecen aparatosos y las páginas de deportes bastante feas (no me gusta nada la utilización de la tipo aquí). Sigo echando de menos los infográficos, no me explico que con la gente que tienen no lo trabajen más (y mejor)

Lo de El País Semanal directamente no lo entiendo. Se ve deslabazado, me cuesta incluso diferenciar las páginas de publicidad del contenido del suplemento. La portada es "chunga" y el reloj... ay!

Anónimo dijo...

De acuerdo con todo, punto por punto. El cambio del País, pues bueno... pero el Domingo es simplemente muy antiguo. No clásico: antiguo. No puedo decir que no me guste, pero para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

Diego dijo...

Parece que está maquetado con Word... O, puestos a criticar, con WordPerfect, que es todavía más antiguo...

Anónimo dijo...

Creo que teneis razón en todo lo que decís, pero también habrá que ser justos con todo esto. Yo también me quede desilusionado con lo que vi, me costo encontrar el periódico ya que no había en ninguna parte, pero pasado el díá, me quedo en que han querido mover el culo pero no tanto como para no salir en la foto. Con el tiempo veremos un periódico un poco más actual, y seguro que marcará tendencias. Lo peor para mi... el acento de la cabecera. Horroroso!!!

Anónimo dijo...

Espero y deseo que el acento de la cabecera acabe siendo negro en pocos días...

Javier dijo...

Para mi gusto, la nueva tipografía tiene el ojo demasiado grande para ese interlineado, en los cuerpos grandes el interletrado es excesivo, yo no habría pagado por un tipo nuevo que no parece más apropiado que los que ya existen, la 'y' minúscula es simplemente fea…

Pero lo que no es cuestión de gustos es que el periódico sigue pareciendo anticuado.

Y creo que los 'artistas' no suelen ser buenos maquetando, éste es un trabajo de artesanos con buen gusto.

Anónimo dijo...

Para dar fuerza y sumar prestigio a la cabecera, el estudio Cases tuvo la idea de encargarle a Tàpies un logo. La cosa supongo funcionó y, en Público, buscó a Barceló. Tampoco tiene mucho misterio este caso.

Free counter and web stats